Un Chavismo sin Chávez


Hugo_chavez
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, un héroe para muchos o un explotador social e incluso un payaso para otros, ha muerto. Lo que está claro es que su fallecimiento no ha pillado por sorpresa a casi nadie. Oficialmente, su defunción se sitúa el 5 de marzo de 2013 a las 16.25 (hora de Caracas), tal y como lo notificó, con expresión entrecortada y quejumbrosa, su vicepresidente Nicolás Maduro. Sin embargo, otras voces ya habían comunicado –a pesar del gran hermetismo en torno a la persona del dictador y a su larga enfermedad- que su agonía habría acabado horas, incluso días, antes.
Lo más curioso de todo es que antes de informar de esta gran suceso en torno al tan querido presidente de la nación, el mismo Maduro no tuvo reparos en anunciar también a su pueblo la expulsión de un par de diplomáticos americanos de la Embajada Venezolana, a los que acusaba de intromisión en asuntos ajenos (la salud del presidente, por supuesto o, en su defecto, su debilidad). En cualquier caso, da lo mismo, toda excusa es válida para desviar la atención de la realidad.

Enemigos de la patria

Sin embargo, lo más surrealista- a mi parecer- han sido sus afirmaciones ante el alto mando político y militar venezolano acusando a los que denomina “enemigos de la patria” de ser los causantes del cáncer de su amado presidente. Pero además, teniendo buenas ¿pruebas de ello? Porque todo el duro proceso que conlleva una enfermedad como ésta se produce tan fácilmente por la inoculación de un virus. ¿En serio alguien ha podido creerlo?
Y después de meter este tipo de ideas en las mentes y oídos de que han querido escucharlo, lanzó la noticia de la triste muerte de Chávez. Sinceramente, no sabemos si su mensaje lastimero ha sido por la desaparición de su mentor o por cómo se las va a apañar para que todo ese pueblo que ha estado adorando sin condiciones a su predecesor también se vuelque con alguien que, en un principio, no es tan carismático ni cuenta ya con esa palmadita invisible en la espalda.

Nueva leyenda

Y entonces, ¿Ahora qué? ¿En qué situación se queda este país? Pues quizás comience la era del Chavismo sin Chávez, o nazca una nueva leyenda viva de la que se recuerden sólo cosas positivas y que, con el paso del tiempo, se vayan olvidando todas las negativas, hasta el punto de convertirse en un puro mito hispanoamericano.
Al fin y al cabo, lo más importante es que un país y una población tan importante como Venezuela sea capaz de salir adelante –gobierne quien gobierne al frente- y evolucione, siempre hacia mejor.
No sé por qué me viene ahora a la memoria pero hay quien se atrevió a afirmar en una ocasión que imitadores o segundas partes nunca fueron igual de efectivas.
Anuncios

¿Te apetece comentar este artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s