Belleza a cambio de trabajo

Estar guapo no sólo se ha convertido en una opción individual más, sino que conseguirlo, a través de la cirugía estética, es ahora un fin para lograr incluso un puesto de trabajo

belleza

La belleza, o más bien la imagen personal, se ha convertido para algunas personas en un aspecto tan fundamental como imprescindible.

cirugiaPero esto es relativamente corriente hoy día hasta que comienza a convertirse en una auténtica obsesión. Y esta barrera se traspasa, por ejemplo, en el momento en que las operaciones de cirugía estética en cadena entran en juego.

No es sólo el empeño por estar más guapo –o parecerlo-, aunque en ocasiones se consiga el efecto contrario, sino que se va más allá. Muchos han decidido acudir a una clínica reparadora con el fin de obtener el puesto de trabajo al que están optando.

Trabajo por cirugía

La crisis también ha jugado un papel fundamental en esta lucha descarnada por un salario a fin de mes. La competencia es dura, a veces despiadada, y hay personas que están dispuestas a realizar cualquier cosa, por muy descabellada e insensata que pudiera parecer.

Es más, si nos limitamos a datos más concretos, la Sociedad Catalana de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SCCPRE) ha

quirofano

realizado un estudio que revela que el 30% de los que deciden visitar el quirófano para reparar alguna zona visible, lo hace, sobre todo, por motivaciones laborales.

Este grupo de pacientes –un 65% de los cuales son mujeres- considera que su futuro cambio “artificial” le favorecerá en el trabajo. Pero… ¿sólo les influirá su aspecto físico? Creo que todos estaremos de acuerdo en que cada vez se le otorga más importancia al aspecto externo y que determinadas personas sienten una fuerte presión ante el proceso de envejecimiento imparable.

Fuerte presión

Sin embargo, ¿dónde ha quedado la importancia de los conocimientos, la formación o la profesionalidad? El tradicional currículo donde cada cual expone su trayectoria profesional, logros, aciertos y estudios parece haber quedado en un segundo plano frente a un factor tan superficial como una cara bonita.

Es de suponer que, al igual que no todo el mundo es tan frívolo como para pensar esto, el sentido común triunfe por encima de la sinrazón en más de una sala de espera.

¿Tú te someterías a una operación de cirugía estética para conseguir un trabajo? ¿Estás de acuerdo con esta forma de actuar?
Anuncios

Ciencia versus Religión

Lo espiritual, bajo la lupa de lo más científico

¿Podría ser la religión y lo espiritual sólo una ilusión subjetiva de nuestro cerebro? Psiquiatras, médicos y psicólogos pretenden analizarlo de una forma científica

espiritualidad

Por primera vez la religión va a ser analizada científicamente. Puede ser un hecho de los más interesantes pero, ante todo, pionero y no exento de polémica.

De ello se encargará la Comisión de Psiquiatría y Psicología Médica del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, con quienes también colabora la Asociación Española de Psicoterapia.

Esto le confiere un aspecto más serio al tema –para los más reticentes-, ya que tratarán de dar respuestas formales a esas preguntas que al ser humano, muy en ocasiones, le ha rondado la cabeza. cerebro

Por lo tanto, tendremos vertientes muy dispares y puntos de vista de lo más sugestivos, ya que las pretensiones de estos expertos van mucho más allá si pueden: desentrañar las raíces cerebrales de la religión.

Neuroespiritualidad

Es decir, ¿podrían esas experiencias -que denominamos religiosas o espirituales- estar causadas por nuestro cerebro y localizadas en zonas muy concretas del mismo?

cerebro

A esta circunstancia, denominada neuroespiritualidad, ya se refirió en una conferencia Francisco J. Rubia, catedrático de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y de la Universidad Ludwig Maximillian de Munich, quien aseveró que “tenemos una tendencia innata a la espiritualidad generada por estructuras cerebrales, pero no una tendencia innata a la religión, como algunos autores sostienen, porque la religión es una construcción social que consta de múltiples factores”.

En este sentido, se refiere a que en nuestro cerebro pueden tener lugar experiencias sensitivas extremas o “divinas” pero que, además de ser subjetivas, pueden ser provocadas al estimular del sistema límbico, que es nuestra parte más emocional.

Aferrarse a lo místico

En todas las épocas de nuestra era han surgido sucesos inexplicables relacionados con el ser humano –y con los fenómenos de la naturaleza- que algunos han tachado de espirituales o místicos. religion

En cierto modo es lógico, ya que el hombre está rodeado de peligros inminentes, problemas, continuas dudas, incertidumbres… y necesita aferrarse a alguna experiencia o figura que le tranquilice. A saber: religión en todas sus vertientes ideológicas, meditación, misticismo, éxtasis, experiencias paranormales, drogas, alcohol… evasión, en definitiva.

 ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Estás de acuerdo o en contra de este análisis científico? ¡¡Coméntalo!!