No confíes nunca en la sabiduría de un cuervo

“… Si esta empresa llega a buen puerto, Invernalia y sus territorios quedarán bajo mi mando y pertenecerán, a todos los efectos, a la Casa Greyjoy. Estas son mis condiciones. Podéis usar nuestros cuervos para comunicárselas a tu hermano en el caso de que necesitéis hacer alguna consulta”

cuervo en juegodetronos

Este es un ejemplo de las muchas frases que la gran famosa saga de la serie “Juego de Tronos” expone en todas sus temporadas mostrando cómo el uso del cuervo como ave  mensajera, en este caso, también pueden convertirse en algo de lo más habitual – y hasta más eficaz – para tal peligrosa hazaña entre reinos tan agitados y siempre en lucha. Sí, está bien; esto es mera ficción y ha salido de la espectacular mente del gran George R. R. Martin, lo cual no indica que su documentación haya sido nada errónea.

De Hitchcock a Poe

Hasta el momento y quizás influenciados, en parte por el cine fantástico y de terror, en parte por el aspecto de tal animal, se ha tendido a calificarlo, en ocasiones injustamente, de fúnebre, carroñero, oscuro, sombrío y hasta tenebroso. Cualquier adjetivo, en realidad, que nos lleve a pensar que un cuervo no nos inspira ninguna confianza.

Los pájaros, Hithcock

Hitchcock no quiso pasar por alto la estética de este especie de ave paseriforme y las hizo auténticas protagonistas de su tan aclamada película de “Los pájaros” (The Birds, del año  1963), aunque también la gran pesadilla de Tippi Hedren, que es la que revive una inquietante historia de terror en la Bahía de Bodega (California, EE.UU.). Recordemos tan sólo un inquietante fragmento de este film:

“- Las gaviotas perseguían su pescado.
– Vamos, seamos lógicos.
– ¿Qué perseguían los cuervos en la escuela? ¿Qué cree que perseguían, señorita… Daniels?
– Creo que perseguían a los niños.
– ¿Con qué propósito?
– Para matarlos”.

EL Cuervo, de Poe

En la literatura la referencia al cuervo es muy variada, quizás la más universal  – con permiso de Stephen King e incluso de William Shakespeare y de Charles Dickens – sea la de la utilización que hizo Edgar Allan Poe, como mensajero del más allá, en su conocido poema titulado “El Cuervo“.

Cuervo resolutivo

Aunque dejando algo al margen el mundo de la imaginación, es cierto que el cuervo coexiste con el ser humano desde hace miles de años, a pesar de que no se le ha prestado la atención que precisaba. Sin embargo, algunas demostraciones más recientes sí se han hecho eco de sus notables capacidades para la resolución de problemas, por lo que se ha comenzado a alabar su gran capacidad intelectual.

Un cuervo inteligente

Quizás sea el momento de plantearse que tenemos bastantes cosas en común con estas aves negras y picudas, tanto como con los primates.  Para ello, científicos de Suecia, de la Universidad de Lund han realizado varios experimentos con el fin de comprobar hasta qué punto un cuervo era capaz de establecer planes futuros y elaborar estrategias en un determinado plazo. Sus conclusiones han sido tan esclarecedoras como sorprendentes: “ellos renuncian a lo que tienen a mano por obtener algo mejor en el futuro”.

Proceso mental complejo

Es decir, pueden, por ejemplo, conocer la utilización de una herramienta; la aprenden a usar y la guardan por si la necesitan con posterioridad. Esto consiste en la realización de un proceso mental complejo y “es una característica que ya no está, como se pensaba, en exclusiva, sólo en humanos y simios; es más, se puede decir que rivalizan con la habilidad de los segundos”. También son capaces de engañar a sus compañeros (sobre todo para quedarse con toda la comida)  o algunas especies de reconocerse ante un espejo.

Cuervo Mensajero

Por este motivo, la próxima vez que decida llamar a alguien que no le simpatice demasiado con el calificativo de cuervo, quizás debería pensarlo mejor y acordarse de que en realidad sólo le está dedicando palabras de pura alabanza.

 

Anuncios

Superheroínas: reflejo de una sociedad

Una nueva versión de Wonder Woman verá a la luz en la gran pantalla. No es sólo una forma de seguir con la moda de los cómics, sino quizás de reivindicar el papel secundario que estas mujeres superheroínas siempre han tenido en su idílica sociedad

 SuperHeroinas

Superhéroes hay muchos en el mundo del cine y, la gran mayoría de ellos, nos han acompañado desde nuestra infancia. ¿Qué niño no ha soñado alguna vez con volar como Superman, ir saltando por los tejados como Spiderman, e incluso tener la fuerza de Batman y combatir contra el mal?

spiderman-y superheroina

Casi todos y, no sólo los más pequeños, sino que a muchos adultos aún les encanta poder disfrutar en la gran pantalla de las aventuras de estos seres sobrehumanos que viven entre nosotros y ayudan a que el mundo sea un poco mejor.

Wonder Woman

Sin embargo, y aunque en principio siempre han permanecido, en segundo plano, también existen las superheroínas. Quizás no han recibido todo el protagonismo que merecieran pero parece que la situación está cambiando.

wonder_woman_ superheroina

La editorial estadounidense DC Comics ha apostado por el renacimiento de un personaje ya mítico, quizás no tan conocido aquí en España, como es Wonder Woman (la Mujer Maravilla). Por ello, ya se han anunciado este próximo film (a cargo de la productora Warner Bros) para el que ya se buscan aspirantes. Nombres como el de Angelina Jolie o Kathryn Bigelow se han erigido en firmes aspirantes a heroínas americanas de una película que además estará dirigida por otra mujer.

Liga de la Justicia

Wonder Woman nació en los años 70, en pleno nacimiento del feminismo, y reivindicando el papel de las chicas en la sociedad. Asimismo, quiso dejar bien claro a sus compañeros de la Liga de la Justicia que poseía la misma capacidad y valía que ellos, pese a su imagen de auténtico símbolo sexual.

superheroina

En los 90 se volvió a rescatar aludiendo el denominado Girl Power, en referencia a los avances experimentados por ellas en los últimos años. Quizás estamos en plena crisis de valores y es preciso volver a sacar a esas superheroínas que llevamos dentro. O también parece necesario recordar –o incluso reivindicar- que, a pesar de los muchos triunfos que se han logrado a lo largo de los siglos, las mujeres (como las superheroínas de cómics) aún están relegadas a un segundo plano en muchos escalones de la sociedad actual.

“Lección debida” nos descubre la naturaleza más oscura del ser humano

El miedo es una característica innata del ser humano. Por eso, nunca sabes cómo podrías reaccionar en una situación extrema. La película “Lección Debida”, de Iván Ruiz Flores, nos pone en una de esas circunstancias, aunque no sabemos qué elegirán sus personajes

lecciondebida2
El miedo tiene muchas vertientes y sólo Iván Ruiz Flores, el joven director y guionista madrileño, sabe manejarlo con total maestría.
Lección Debida” es su primer largometraje, después de mostrarnos en una sucesión de inolvidables y premiados cortometrajes algunos de las angustias y problemas sociales que más le interesan. En esta ocasión Ruiz ha querido indagar en la oscura naturaleza que encierra todo ser humano. Como él mismo ha asegurado en alguna ocasión, “a mí los fantasmas no me dan miedo. Los que sí me lo dan son las personas”.

Simbólica y arriesgada

Y, en este sentido, nunca sabes cómo puedes reaccionar en determinadas situaciones y eso, en el fondo, da auténtico pavor. De ahí surgen las culpas, ya que intentamos lecciondebidasobrevivir –según nuestra propia justicia y nuestras libres decisiones en determinados momentos- a nuestras acciones, a las interminables dudas y remordimientos que nos acaban consumiendo.
La película está llena de simbología y el espectador no se encontrará con un film habitual con un planteamiento, trama y desenlace tradicional. Su director la define como arriesgada en su forma, ya que sus personajes (encarnados por actores de la talla de Txema BlascoMontse OrtizRamiro MelgarMarta de FrutosMar GarcíaRoberto ÁronJavier RojoRuth Armas y María Castillo) se ven sometidos a un arduo e intenso estado mental y físico que no baja de intensidad.
Por ello, acude a unos recursos narrativos que no suelen utilizarse habitualmente en el mundo cinematográfico y que pueden despistar al espectador. Precisamente, ésa es su intención. “Tenía especial interés en hacer un planteamiento y un desarrollo de película confuso, donde algunos personajes saben más que el espectador y eso lo desubica, lo incomoda. El que vea la película no va a encontrar respuestas fáciles y sí se va a topar con preguntas difíciles”, afirma el director.

lecciondebida1

En este sentido, en “Lección Debida” podemos ver planos fuera de cuadros, pantallas partidas (que nos están midiendo conceptos de lo justo/injusto), exagerados primeros planos, aires invertidos, entre otros muchos.

Miedos presentes

El sonido y la música también son muy importantes y protagonistas siempre vigentes durante todo el largometraje. Crean tensión, impacto, angustia, nos hacen más presente los miedos de este guionista acerca de la facilidad con la que se le puede manipular al ser humano y la fragilidad de los mismos.

La intención de Ruiz Flores es que nos sintamos molestos por lo repetitivo de determinadas evidencias (como por ejemplo el simbolismo de los colores -el rojo de lo prohibido y el verde de lo permitido) pero no de forma gratuita, sino con un fin muy concreto: “Que es espectador se conforme o se distraiga con lo evidente y deje pasar la oportunidad de ver símbolos más sutiles como pueden ser la constante presencia del agua; el color ámbar (también en la película); los cristales y espejos a través de los que nos miramos; los huecos que se abren en el suelo y el techo de nuestra edificación social…”, nos revela el genial director.

Significado profundo

En definitiva, está claro que en este film nada es casual ni está hecho por puro azar. Todo está sutilmente cuidado y cada plano, cada sonido, cada movimiento y palabra de un personaje encierra un significado más profundo del que aparentemente pueda parecer.

lecciondebida3Además, el espectador no podrá despegarse de su asiento a lo largo de los 62 minutos que dura este impresionante experimento fílmico llamado “Lección Debida”. La tensión va apoderándose de nuestro cuerpo para conseguir sumirnos en una mezcla de sensaciones que explotan en un impacto final que produce todo tipo de reacciones menos indiferencia.
Iván Ruiz Flores es un director y guionista que aún tenéis que descubrir porque encierra en su cabeza mucho más que aún no nos ha enseñado, aunque está claro que el camino que está recorriendo, sin ninguna duda, no es el equivocado.

Anna Karenina: entre el amor desenfrenado y la amargura

anna karenina

– “Oh Dios mío, no me olvides; sólo te tengo a ti”.

– “¿Cómo iba a olvidarte? Tú eres mi felicidad”.

– “¿Felicidad? Tú has asesinado mi felicidad. ¡Asesino, asesino, asesino…!”

Quizás uno de los diálogos más impactantes de la nueva versión del clásico más conocido de León Tolstoi, “Anna Karenina”, el último film de Joe Wright, que repite historia de época y protagonista tras su personal visión de “Orgullo y Prejuicio”.

La británica Keira Knightley es la encargada de dar vida a esta heroína de la Rusia Imperial, a través de la cual podemos admirar a una actriz mucho más madura y entregada a un personaje tan complicado como extremo. Muy atrás ha quedado aquella Knightley que encarnó en 2003 a Elizabeth Swann en “Piratas del Caribe”.

anna-karenina En la actualidad, sus cometidos son muy diferentes. A pesar de su confesado miedo escénico (que afronta con sus propios trucos) se mueve por la pantalla como si el papel estuviese hecho a su medida. Karenina es una mujer “fuera de época” que pretende desafiar los convencionalismos sociales de la era que le ha tocado vivir (finales del siglo XIX) con el único fin de anteponer su pasión y, sobre todo, el amor. En este caso, el que siente por un oficial de caballería (interpretado por Aaron Johnson), a pesar de estar casada y tener un hijo.

Marginar socialmente

Por supuesto, y fiel al texto literario, la película también nos deja entrever una dura crítica a la aristocracia de la Rusia imperial, su hipocresía por marginar socialmente y señalar a la que consideran una adúltera (– “Se ha saltado las reglas y eso es peor que infringir las leyes” –subrayan), mientras la mayoría de los señores hacen lo propio con sus amantes casuales.

El otro gran sufridor de esta historia es el marido de Anna, un alto funcionario del Gobierno, Karenin, interpretado por un muy bien caracterizado e irreconocible Jude Law. Él está enterado del adulterio de su esposa pero es capaz de olvidar este hecho, a cambio de que se guarden las apariencias sociales:

– “Tú seguirás conservando tu posición, todos tus derechos y tus deberes pero debes dejar de verlo” – le dice a Anna Karenina.

Pero su mujer no está dispuesta a renunciar al único sentimiento verdadero que ha experimentado en su vida (-Estoy condenada; lo sé”-afirma mirando al cielo) y, por ello, la historia transcurre entre dos extremos: desde la pasión más desenfrenada hasta la amargura y el drama más desgarrado.

anna kareninaLa propia Knightley ha asegurado en una entrevista que siente tristeza por la protagonista de esta novela. “Ella ha probado el romance y la lujuria, y se convierte en la única manera que tiene de comprender el amor. Es incapaz de vivirlo en un contexto diferente. Por eso, acaba sintiéndose miserable; jamás volverá a sentir la sensación de aquella primera vez”.

Búsqueda de la felicidad

El tema de la religión también está muy presente, sobre todo encarnado en otra historia paralela que el director de la película no ha querido omitir: la de Levin, un terrateniente bondadoso, que pretende mejorar las vidas de sus siervos y que, incluso, trabaja a diario junto a ellos.

El latifundista busca su felicidad de forma incansable y de diversas maneras, hecho que consigue finalmente cuando encuentra a Dios y su vida se llena espiritualmente.

Cabe destacar ese curioso teatro que aparece en la mayoría de las escenas como un personaje más y que hace que, en ocasiones, casi confundamos, la película con una obra teatral, a la que le acompañan curiosas coreografías, danzas, cámaras lentas, congelación de las imágenes, telones que se abren y se cierran… ¡todo un espectáculo!