La reivindicación del Periodismo de Guerra, a pesar de la crisis (I) #periodismoIPECC

Tres grandes reporteros del periodismo internacional se reunieron en un debate para reivindicar la existencia del corresponsal y del enviado especial en conflictos mundiales

periodistaguerra Tres incomparables profesionales que ejercen su profesión de reporteros en terrenos muy hostiles y territorios en guerra protagonizaron una más de las conferencias del “Ciclo Periodistas y Periodismo”, organizado por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, (#periodismoIPECC) centradas en un complicado oficio hoy en día.
“Periodistas de Guerra” fue el título de este encuentro, moderado por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE, y protagonizado por Olga Rodríguez, periodista del Diario.es y escritora especializada en Oriente Medio; Pilar Requena, redactora del programa de TVE “En Portada” y durante 25 años en los Servicios Informativos en el Área Internacional. Además es profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid; y Javier Martín, redactor jefe del Área de Internacional de la Agencia Efe; fundador de El Cairo, servicio de noticias en árabe de la agencia y periodista con gran experiencia sobre el terreno en Oriente Medio.
La reportera del Diario.es comenzó el debate recordando que su trabajo más conocido ha sido la invasión de Irak en 2003 y que para los medios de comunicación convencionales, aquella fue una forma de trabajar que ahora se está extinguiendo.

Situación terrible y compleja

 

 “Fuimos como enviados especiales y los más numerosos éramos los españoles. Yo no he vuelto a vivir nada igual. El caso iraquí es, en un periodo de tiempo relativamente corto, la transformación de un país como no ha habido nunca más nada igual.
olgaRodriguez

Para mí esa destrucción permitida de la sociedad fue una situación terrible y compleja”. Rodríguez explicó además que la cara opuesta es el caso egipcio de 2011, donde todo fue un fenómeno político y social tremendo que ocurrió de manera rápida “pero que se vivió con un optimismo más generalizado”.

El jefe de Internacional de la Agencia Efe quiso comenzar su exposición reivindicando en primer lugar que “el periodismo de guerra es una parte del periodismo internacional y una pieza importante para la sociedad, aunque lo tenemos olvidado”.
Así, recordó que se aprendía mucho sobre el terreno y que los periodistas nuevos seguían a los más reconocidos y nunca faltaban medios para cubrir un conflicto, por lo que la gente estaba muy bien informada de lo que, por ejemplo, ocurría en Irak. “Ahora miro lo que pasa en Siria y me dan ganas de llorar porque se informa poco y mal. No se manda a nadie; ése es el problema. A pesar de la crisis no podemos olvidar las cosas que están pasando y a esos freelances que luchan por intentar meter su información en los periódicos.
IPECC
En este sentido, Martín comentó que hay que ser conscientes de que hemos dado un paso atrás y de ello depende el conocimiento social de lo que está pasando en el mundo. Por eso, aprovechó para reivindicar, tanto a los directores de periódicos como a los lectores la necesidad de una información más amplia y precisa. “Estamos viviendo desde principios del siglo XX en el Mundo Árabe una época de distintas dictaduras y regímenes autoritarios, donde hay sociedades sin derechos y la única oposición son los islamistas. El problema es que aún no se ha dado una revolución necesaria para que los movimientos progresistas o liberales lleguen al poder, ya que aún están bajo los gobiernos del siglo anterior”.

Periodismo en crisis

Requena, por su parte, también consideró que el periodismo está en crisis y el periodismo internacional más, seguramente porque es más caro y es donde más se notan los recortes, prescindiéndose de la experiencia. “Yo odio el término periodista de guerra porque yo cubro sólo en zonas donde me considero conocedora. Creo que es importante cubrir más el pre-conflicto para evitarlo y el post-conflicto para darnos cuenta de lo que está ocurriendo de verdad. Lo que debemos preguntarnos es porqué tropezamos con la misma piedra y nos dejamos llevar por la misma potencia, que es la que toma las mismas decisiones”.

Y además ¡No te pierdas la II parte de “Periodistas de Guerra” en este mismo blog!
Anuncios

Lorenzo Díaz: “Cuando hay una mala gestión empresarial ocurre la tragedia periodística”

radio

De “tragedia” calificó el experto en Sociología de la Comunicación y director de Cultura en Onda Cero, Lorenzo Díaz, el reciente cierre de la emisora Punto Radio, capitaneada por Luis del Olmo, de quien afirmó que “era y es genial. Pero cuando un grupo de prensa entra en otro territorio -el de la empresa- ocurre esto”.

Por tanto, la maga gestión empresarial y, por ende, la crisis, protagonizó la apertura del segundo de los actos organizados por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, bajo el título “Periodistas y Periodismo”. En esta ocasión, “La radio en España” fue el tema principal que centró la mesa redonda, moderada por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE.

lorenzodiazEn su repaso por el papel que la radio ha ejercido a lo largo de las últimas décadas en nuestro país, Díaz no dudó en afirmar que este medio es el espejo en el que siempre se ha mirado la sociedad española. “Todos los días, más del 60% de la población de clase media-alta sigue la radio y la oye en diferentes lugares. Ha sido el primer electrodoméstico que entró en los hogares españoles. Ha seguido la marcha de nuestra democratización desde que apareciera en los años 20; y ha ejercido siempre una función metabólica”.

Más credibilidad

A su juicio, es el medio de comunicación con mayor credibilidad social y el más idóneo para hacer publicidad. “Su importancia hizo que, incluso, durante la guerra –cuando todos los medios fueron suprimidos por Franco– la radio siguiera funcionando”.

Respecto a los principales maestros y escuelas radiofónicas del país, el sociólogo quiso destacar Radio 3 como una de las primeras instituciones donde aprendió a hacer literalmente radio y de donde salieron muy buenos periodistas.

Por supuesto, Díaz también resaltó a los que él mismo denominó “los tres flautistas de Hamelín: Luis del Olmo; José María García y Carlos Herrera. Sus oyentes les seguían…”.

Influencia nacional

El debate contó además con la inestimable presencia del escritor y periodista de la Cadena Cope, Luis del Val, que también relató numerosas anécdotas de sus años de luisdelvalexperiencia radiofónica y, sobre todo, recomendó a los asistentes que “el entusiasmo no se debe perder nunca”. Y la definió de forma tan precisa como “el descanso de los ojos y el trabajo de la imaginación”.

De igual forma, subrayó la influencia que tiene la radio en nuestro país, circunstancia que no existe en ninguno otro, donde son muy regionales y no ocupan todo el territorio nacional ni tienen la influencia ni audiencia que experimenta en España.

También recordó cómo se pasó en los años 80 de una emisora más imperial (RNE) a una más enfática y abierta, donde había que hablar un perfecto castellano y no se permitían acentos.

O cómo en los 70 el personal de los medios escritos era más culto que el de radio, al igual que los oyentes a los que se dirigían. Pero esto cambió, y la entrada de periodistas en el medio radiofónico hizo que se elevara el nivel de ésta.

Un futuro con salud

Pero… ¿y el futuro? También fue una reflexión a la que hizo alusión el vicepresidente de la FAPE, introduciendo el tema para que fuese abordado en la mesa de debate.

El sociólogo consideró que “la radio está bien tal cual está. En estos momentos, mientras otros medios (prensa, televisión) lo pasan mal, la radio vive un buen momento, goza de buena salud porque es un negocio más pequeño”.

Por su parte, Del Val, abogó por un futuro basado en la ligereza tecnológica (móviles, por ejemplo, para retransmitir cualquier evento que esté pasando) como una gran ventaja. Sin embargo, respecto a la situación del periodismo en sí la considera muy negativa. “Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, y no sabemos cómo va a acabar todo esto”.

Díaz confirmó que en estos momentos de crisis la radio “es la que aún mantiene el tipo y su publicidad, aumentando sus oyentes cada mes. El 80% de las personas se informan por la radio y la televisión. Está claro que el periódico llega hoy día muy tarde”.