Ciencia versus Religión

Lo espiritual, bajo la lupa de lo más científico

¿Podría ser la religión y lo espiritual sólo una ilusión subjetiva de nuestro cerebro? Psiquiatras, médicos y psicólogos pretenden analizarlo de una forma científica

espiritualidad

Por primera vez la religión va a ser analizada científicamente. Puede ser un hecho de los más interesantes pero, ante todo, pionero y no exento de polémica.

De ello se encargará la Comisión de Psiquiatría y Psicología Médica del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, con quienes también colabora la Asociación Española de Psicoterapia.

Esto le confiere un aspecto más serio al tema –para los más reticentes-, ya que tratarán de dar respuestas formales a esas preguntas que al ser humano, muy en ocasiones, le ha rondado la cabeza. cerebro

Por lo tanto, tendremos vertientes muy dispares y puntos de vista de lo más sugestivos, ya que las pretensiones de estos expertos van mucho más allá si pueden: desentrañar las raíces cerebrales de la religión.

Neuroespiritualidad

Es decir, ¿podrían esas experiencias -que denominamos religiosas o espirituales- estar causadas por nuestro cerebro y localizadas en zonas muy concretas del mismo?

cerebro

A esta circunstancia, denominada neuroespiritualidad, ya se refirió en una conferencia Francisco J. Rubia, catedrático de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y de la Universidad Ludwig Maximillian de Munich, quien aseveró que “tenemos una tendencia innata a la espiritualidad generada por estructuras cerebrales, pero no una tendencia innata a la religión, como algunos autores sostienen, porque la religión es una construcción social que consta de múltiples factores”.

En este sentido, se refiere a que en nuestro cerebro pueden tener lugar experiencias sensitivas extremas o “divinas” pero que, además de ser subjetivas, pueden ser provocadas al estimular del sistema límbico, que es nuestra parte más emocional.

Aferrarse a lo místico

En todas las épocas de nuestra era han surgido sucesos inexplicables relacionados con el ser humano –y con los fenómenos de la naturaleza- que algunos han tachado de espirituales o místicos. religion

En cierto modo es lógico, ya que el hombre está rodeado de peligros inminentes, problemas, continuas dudas, incertidumbres… y necesita aferrarse a alguna experiencia o figura que le tranquilice. A saber: religión en todas sus vertientes ideológicas, meditación, misticismo, éxtasis, experiencias paranormales, drogas, alcohol… evasión, en definitiva.

 ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Estás de acuerdo o en contra de este análisis científico? ¡¡Coméntalo!!
Anuncios

Parricio en “legítima defensa”

parricidio
Informaciones sobre asesinatos y crímenes ya casi no nos sorprenden porque suceden a diario. Sin embargo, el homicidio de parientes de primer o muy cercano grado de consanguinidad, es decir, el parricidio, siempre nos encoje en cierta medida el corazón. Quizás sea porque en nuestro cerebro surge la inmediata pregunta : ¿Yo sería capaz de hacerlo? ¿Podría agredir –e incluso matar- a alguien de mi familia? La mayoría de nosotros no lo haríamos, aunque incluso podríamos haber fantaseado con ello en determinados momentos de desesperación. Pero está claro que de ahí no vamos a pasar. Entonces, ¿Ellos por qué sí son capaces de hacer daño a las personas que quieren?

Se sintió sastisfecho

“Confesó que les había matado en legítima defensa porque ellos querían matarle a él”. Así lo han asegurado los agentes del juzgado de la localidad de Dos Hermanas (Sevilla) a los que se entregó hace unos días el hombre de 36 años, que acuchilló brutal y repetidamente a sus padres y a su hermana.
Pero después de su violento acto, él se sintió satisfecho, aliviado, ya que consideraba que sus padres eran una amenaza para su persona.
Francisco Toscano, el alcalde del municipio sevillano, ha explicado además que ambos hermanos tenían estudios universitarios y que “él tiene un coeficiente intelectual superior a la media e incluso se encontraba actualmente estudiando un posgrado”. Situación que, por supuesto, no es incompatible con padecer un trastorno mental -una probable esquizofrenia- que lo ha llevado a cometer este crimen.
Y éste es uno de los mayores problemas de esta enfermedad. La persona que lo padece no sabe o no identifica cómo explicar lo que le sucede, tiene además mucho miedo y no será consciente de su anomalía, por lo que no se atreverá a pedir ayudar ni de familiares y mucho menos de especialistas.

Actos impulsivos

A la totalidad de estos pacientes no se les puede tachar de crueles, y mucho menos si están siendo medicados, aunque determinados estudios sí que han demostrado que son más proclives a ejecutar actos impulsivos y hasta con ciertos grados de violencia que el resto de la población. Y entre estos delitos, la mayoría son contra sus familiares.
En este caso que se nos presenta, la situación puede ser un poco más peligrosa de lo habitual porque el presunto parricida tiene la ley de su lado. Si finalmente los jueces determinan que la agresión de este hombre fue cometida en un momento de “locura transitoria” (consecuencia de un habitual brote de esquizofrenia) será considerado el heredero legítimo y único de su familia asesinada.
Y, la verdad, un enfermo, con estos antecedentes, incontrolado y con tanto dinero, quizás quiera experimentar nuevas satisfacciones “en legítima defensa”.