¿Por qué no me permiten ser mamá?

No me dejan ser madre por el simple hecho de ser soltera. Tampoco te lo consentirán a tí si eres lesbiana, tienes más de 40 años o ya tienes otro hijo. ¿Es que no puedes elegir libremente?

mamá

Quiero ser mamá y no me dejan. Nunca pensé que sería así. ¿No es una decisión mía, responsable y unilateral o de pareja? Pues a partir de ahora parece que no.

Lo siento pequeño, ya no podré cambiarte los pañales cuando lo necesitas; no podré acurrucarte en mis brazos, ni cantarte nanas cuando no puedas dormir, ni siquiera consolarte cuando estés llorando. Sé que tú tampoco lo entiendes pero así están las cosas en este mama2mundo de mayores. Y puestos a decidir por mí, tampoco puedes nacer cuando ya estés crecidito y deseando ver la luz exterior y conocer a esa mamá que te ha llevado durante todos estos meses en su vientre. Lo siento pequeño, pero ya no es posible. ¿Por qué? –te preguntarás. Yo tampoco puedo darte una respuesta muy convincente. Ni siquiera yo lo entiendo, así que, no sé cómo expresar mi actual impotencia ante la futura nueva ley de reproducción asistida.

Madre soltera

Tan sólo puedo explicarte que no podrás ser concebido porque pretendo ser madre, aunque con el apellido de “soltera”. Y, al parecer, ahora eso es un grave problema (espero que no se convierta también en delito), al igual que si llevase el apellido de lesbiana. ¿Qué mamaimportancia tiene eso? Pues realmente ninguna, por supuesto. Ser una buena o mala madre no se mide por las etiquetas externas que otros te coloquen, sino que se demuestra en el día a día, ya lo sabes, mi niño. Pero para muchos también es una cuestión económica e ideológica a partir de la cual deben elegir: procurar la felicidad de muchos millones de mujeres y/o parejas que, de otra forma, no tendrían la posibilidad de tener hijos, o ahorrar cierta cantidad de dinero. Y, en este país, parece que prima la segunda opción, ya que es cuestión de quedar “bien” ante la opinión pública o, al menos, ante una parte de la misma.

Responsables directos

Y al fin y al cabo ¿A quién le importa mi bienestar? ¿A los que promulgan las leyes? (…) Ellos serán los responsables directos de que no pueda cumplir el sueño de ser madre; los culpables de que no pueda ver tu carita de recién nacido, de que no pueda escuchar tus primeras palabras y de que no pueda darte la vida que te mereces.

mama4Sin embargo, aún no regularizan con fuertes medidas a esas otros padres que abandonan a sus bebés, que los maltratan, que realmente no los quieren o que simplemente los tiran a un contenedor de basura cuando ven la luz. No hay palabras para ello pero sí son necesarios decretos.