La música de Star Wars, también apta para pigmeos

Con independencia de la zona del planeta que alguien se encuentre, por muy aislada que sea la isla o tribu, la misma música es capaz de producir similares sentimientos y emociones en cada uno de los sujetos que la escuchan. Su universalidad se ha hecho patente en una interesante investigación

música

La tópica frase hecha de que la música es universal la hemos oído, e incluso dicho, en muchas ocasiones. Sin embargo, no era sólo una expresión hecha sino que ya se puede afirmar que viene avalada por un estudio científico.

Expertos de la Universidad de Montreal (Canadá) y de la Universidad Technische de Berlín (Alemania) han hecho públicas sus investigaciones en la prestigiosa revista Frontiers of Psychology.

Culturas enfrentadas

El eje de sus estudios ha girado en torno a la disyuntiva de si personas tan lejanas –cultural y geográficamente situadas- eran capaces de experimentar las mismas emociones y sentimientos al escuchar idénticas melodías.

música

Y así ha sido. Al menos, sus variaciones físicas han sido independientes de la zona del planeta donde se encontraran y, sobre todo, de su educación y nivel educativo.

Para hacer el experimento más extremo, los investigadores enfrentaron a una tribu aislada de pigmeos congoleños y a un grupo de voluntarios canadienses, muchos de ellos bohemios o relacionados con ambientes artísticos.

música

Pues, aunque parezca mentira, esa música de la banda sonora de “Star Wars” o la mítica pieza central de “La lista de Schindler”, que tantas emociones han provocado a todos los espectadores de la película, también despertaba interesantes sentimientos en los pigmeos.

Vencer miedos

Es evidente que los congoleños no utilizan la música como modo de evasión o diversión, ni siquiera para acompañar sus quehaceres diarios pero, para ellos, también aporta un valor significativo.

música

 

A la hora de armarse de valor y vencer determinados miedos frente a la caza; para honrar a sus muertos, o incluso para animar a sus otros compañeros, la tribu africana dedica reveladores cánticos de todo tipo.

música

Sin embargo, la gran diferencia es que, según explica Hauke Egermann, el psicólogo al frente del estudio, “para los pigmeos, el significado de la música siempre es positivo. Todas sus canciones son para animar un estado anímico negativo. Para que el que se sienta triste se alegre; para que el cazador aterrado gane valor… No conciben lo que hacen los occidentales, es decir, que la música se dedique a transmitir emociones negativas”.

Por lo tanto, cada cual tiene una preferencia y en cada cerebro se producen recuerdos diferentes al oír determinadas melodías. Pero lo que no se puede negar es que la música nos reporta a todos reacciones a veces casi equivalentes.

Anuncios

El ciberacoso, el mal de la nueva generación

Cada año se registra un mayor número de casos de menores que son perseguidos por otros a través de la Red o del teléfono móvil. La mayoría no lo cuentan pero sus consecuencias son muy graves

acoso
bullying2
Las nuevas tecnologías por supuesto nos facilitan la vida pero también el anonimato.  Para muchos es una ventaja pero para otros, su día a día, se ha convertido en una auténtica pesadilla debido, principalmente, a esa invisibilidad que hace que afloren nuestros monstruos más ocultos.

Muchos jóvenes, y sobre todo niños menores de edad, ya no sólo temen el acoso que pueden sufrir en el colegio por parte de sus compañeros, sino que ahora tienen que hacer frente a aquellos posibles chantajes derivados de las redes sociales, por Internet o incluso a través del móvil.

Persecución virtual

El ciberacoso no es una novedad pero sí cada vez más frecuente. Un 13% de los adolescentes entre 14 y 17 años asiente haber sufrido este tipo de persecución, a través de la Red, tal y como asegura un estudio del Centro de Seguridad en Internet.

acosoY lo peor de todo, es que las cifras van en aumento, en función del mayor uso de teléfonos móviles, ordenadores personales, tabletassmartphones, y otros dispositivos conectados a Internet a los que los jóvenes tienen cada vez más acceso.
La consecuencia de todo ello deriva en depresiones, ansiedades, miedos, baja autoestima, violencia por parte de los compañeros, ya sea física, verbal o psicológica y, en casos más extremos, puede llegar incluso al suicidio.

Delitos desconocidos

En las líneas de ayuda a menores (anti-bullying) que existen aseguran que una de cada miedocuatro llamadas que se reciben en Europa son por acoso procedentes de otros compañeros, aunque es cierta que la mayoría de delitos se desconocen porque los adolescentes no lo denuncian por temor.
¿Cuál es la solución a todo este problema? ¿Mayor educación? ¿Más control paternal y educacional? ¿Políticas encaminadas en este sentido? Quizás una mezcla de todo ello pudiese mejorar la situación, aunque el primer paso es concienciar a la sociedad sobre la existencia de un problema que se agrava sin control año tras año.

Peligrosas e insensatas feministas

feminismo
Las mujeres son peligrosas y deben estar, sin ninguna excepción, en casa. Y no lo digo yo, obviamente, es una afirmación del patriarca de la Iglesia Ortodoxa RusaKirill, quien asegura que “el feminismo es muy peligroso”. Y debe serlo para él, por supuesto, y más si esas pobres señoras que viven en Rusia enarbolasen la bandera de la libertad como hicieran allá a finales del siglo XIX–principios del XX aquellas que lucharon por obtener esa equiparación de derechos fundamentales.
¿Qué pensarían ellas si viviesen en nuestro siglo y pudieran observar barbaridades de este estilo? Creo que nunca soñaron con empezar una revolución para acabar metidas –como hasta entonces- en sus casas, cuidando de sus hijos, dedicada a sus labores diarias y a estar pendiente únicamente de sus maridos.

Genes diferentes

Y no hay nada malo en eso; pero al menos debería ser una opción muy personal y, sobre todo, no impuesta y, mucho menos, por otro hombre que se siente superior, sólo por el hecho de haber nacido con cromosomas diferentes.
No tiene ningún sentido. Y, además, así no avanzaremos nunca. Nos quedaremos estacados en siglos anteriores y no creo que la mayor parte de las mujeres queramos algo así. Evolución, eso sí nos suena mucho mejor a todas.

feminismoA este respecto, el jefe principal de la Iglesia rusa no pestañea al asegurar que “el hombre ha de estar enfocado hacia afuera, a trabajar y ganar dinero y la mujer hacia adentro de la casa, donde están los niños. Si esto no sigue siendo así, la patria rusa puede quedar destruida”.

Sociedad justa

Quizás este señor no sabe que destrucción es igual a no educación, estudios ni preparación y que una sociedad en la que no se trata a todos por igual, nunca puede ser una sociedad justa.
Pero a él eso no creo que le importe demasiado. Será tratado como un líder, un ser superior (¿por naturaleza/elección/religión…?) y su única misión es criticar sin más para apoyar a su amigo Vladimir Putin cuando alguna de esas “insensatas feministas” se les echa encima reivindicando alguna causa justa.