Las Redes Sociales: un tatuaje imborrable

El tema de la privacidad en Redes Sociales siempre ha sido algo muy discutido en interminables foros. La cuestión es que ocurre como en la vida real. Se trata de una dosis de coherencia y no desahogarte a través de una pantalla por haber tenido un mal día

redes sociales

Mucho se habla hoy día de la privacidad en redes sociales y gran parte de la población aún desconfía de ese gran desconocido, como es Internet, ese anónimo y enorme mundo virtual donde muchas cosas se publican, pero donde todo se acaba sabiendo.

redes sociales

El sabio refrán de “el mundo es un pañuelo” incluso puede también puede aplicarse a un reducto virtual que trascurre en paralelo y donde el tiempo siempre sigue otro ritmo. La vida, por tanto, se diluye entre tweets, selfies, fotografías en primer plano de chic@s con morritos, posados nocturnos cuando se van de fiesta e incluso imágenes de sus rincones preferidos o la comida favorita del día.

Sus propias normas

Todo tiene cabida pero ¿también hay algún pequeño reducto para que quepa un trocito de nuestra intimidad?

redes sociales

Mucho se ha hablado de esa cuestión de la privacidad en las redes sociales pero quizás poco se ha aclarado al respecto. Y es que aquí cada uno impone sus propias normas. Algunas plataformas nos dan la oportunidad de decidir qué tipo de contenido queremos compartir de forma pública o con quién, aunque muchos otros desconocen estas opciones o no controlan la información que otros amigos o seguidores comparten en sus muros de redes sociales.

redes sociales

Esto ha dado lugar a situaciones comprometidas e incluso a la ruptura de algunas relaciones de pareja o la pérdida de algún empleo por comentarios o imágenes desafortunadas que, en algún momento, nos han parecido incluso simpáticas.

Está claro que las redes sociales (entiéndanse tales como Facebook, Twitter, Youtube, Google +, Instagram, por nombrar las más utilizadas) han de utilizarse con cierto criterio y sensatez que, por supuesto, no todo el mundo lo posee.

No te fíes

Como en la vida real, no todo vale ni te puedes fiar de cualquiera porque nunca sabes a oídos o “vista” de quién puede llegar. Por lo tanto, si en un momento determinado te sientes enfadado con alguien o algo (o con el mundo), nada mejor como buscar alternativas más reales y vías de escape más sanas que desahogarte a través de una pantalla y teclado donde quedará grabado para siempre.

redes sociales

Recuerda que Internet tiene memoria eterna y es como un tatuaje. Aunque lo quieras borrar, alguna página, retweet o usuario con mala idea te seguirá recordando –en un momento determinado- que aquel mal día que tuviste, sigue estando presente.

 

Anuncios

La reivindicación del Periodismo de Guerra, a pesar de la crisis (I) #periodismoIPECC

Tres grandes reporteros del periodismo internacional se reunieron en un debate para reivindicar la existencia del corresponsal y del enviado especial en conflictos mundiales

periodistaguerra Tres incomparables profesionales que ejercen su profesión de reporteros en terrenos muy hostiles y territorios en guerra protagonizaron una más de las conferencias del “Ciclo Periodistas y Periodismo”, organizado por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, (#periodismoIPECC) centradas en un complicado oficio hoy en día.
“Periodistas de Guerra” fue el título de este encuentro, moderado por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE, y protagonizado por Olga Rodríguez, periodista del Diario.es y escritora especializada en Oriente Medio; Pilar Requena, redactora del programa de TVE “En Portada” y durante 25 años en los Servicios Informativos en el Área Internacional. Además es profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid; y Javier Martín, redactor jefe del Área de Internacional de la Agencia Efe; fundador de El Cairo, servicio de noticias en árabe de la agencia y periodista con gran experiencia sobre el terreno en Oriente Medio.
La reportera del Diario.es comenzó el debate recordando que su trabajo más conocido ha sido la invasión de Irak en 2003 y que para los medios de comunicación convencionales, aquella fue una forma de trabajar que ahora se está extinguiendo.

Situación terrible y compleja

 

 “Fuimos como enviados especiales y los más numerosos éramos los españoles. Yo no he vuelto a vivir nada igual. El caso iraquí es, en un periodo de tiempo relativamente corto, la transformación de un país como no ha habido nunca más nada igual.
olgaRodriguez

Para mí esa destrucción permitida de la sociedad fue una situación terrible y compleja”. Rodríguez explicó además que la cara opuesta es el caso egipcio de 2011, donde todo fue un fenómeno político y social tremendo que ocurrió de manera rápida “pero que se vivió con un optimismo más generalizado”.

El jefe de Internacional de la Agencia Efe quiso comenzar su exposición reivindicando en primer lugar que “el periodismo de guerra es una parte del periodismo internacional y una pieza importante para la sociedad, aunque lo tenemos olvidado”.
Así, recordó que se aprendía mucho sobre el terreno y que los periodistas nuevos seguían a los más reconocidos y nunca faltaban medios para cubrir un conflicto, por lo que la gente estaba muy bien informada de lo que, por ejemplo, ocurría en Irak. “Ahora miro lo que pasa en Siria y me dan ganas de llorar porque se informa poco y mal. No se manda a nadie; ése es el problema. A pesar de la crisis no podemos olvidar las cosas que están pasando y a esos freelances que luchan por intentar meter su información en los periódicos.
IPECC
En este sentido, Martín comentó que hay que ser conscientes de que hemos dado un paso atrás y de ello depende el conocimiento social de lo que está pasando en el mundo. Por eso, aprovechó para reivindicar, tanto a los directores de periódicos como a los lectores la necesidad de una información más amplia y precisa. “Estamos viviendo desde principios del siglo XX en el Mundo Árabe una época de distintas dictaduras y regímenes autoritarios, donde hay sociedades sin derechos y la única oposición son los islamistas. El problema es que aún no se ha dado una revolución necesaria para que los movimientos progresistas o liberales lleguen al poder, ya que aún están bajo los gobiernos del siglo anterior”.

Periodismo en crisis

Requena, por su parte, también consideró que el periodismo está en crisis y el periodismo internacional más, seguramente porque es más caro y es donde más se notan los recortes, prescindiéndose de la experiencia. “Yo odio el término periodista de guerra porque yo cubro sólo en zonas donde me considero conocedora. Creo que es importante cubrir más el pre-conflicto para evitarlo y el post-conflicto para darnos cuenta de lo que está ocurriendo de verdad. Lo que debemos preguntarnos es porqué tropezamos con la misma piedra y nos dejamos llevar por la misma potencia, que es la que toma las mismas decisiones”.

Y además ¡No te pierdas la II parte de “Periodistas de Guerra” en este mismo blog!