Requena: “Nuestra misión es informar pero no somos activistas” (II) #periodismoIPECC

La Guerra de Afganistán, la deshumanización del periodismo hoy día, la crisis en las redacciones de los diarios o la necesidad de emisoras públicas independientes fueron algunos de los temas que se trataron durante el evento

 ipecc

La última de las conferencias del “Ciclo Periodistas y Periodismo” (#periodismoIPECC), organizado por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, estuvo dedicada al interesante tema de los “Periodistas de Guerra”.
Sus protagonistas fueron tres grandes profesionales muy curtidos en este terreno: Olga Rodríguez, periodista del Diario.es y escritora especializada en Oriente Medio; Pilar Requena, redactora del programa de TVE “En Portada” y durante 25 años en los Servicios Informativos en el Área Internacional; y Javier Martín, redactor jefe del Área de Internacional de la Agencia Efe.
requenaRequena explicó cómo en Afganistán primero se nos recibió con los brazos abiertos porque se nos envió por mandato de la ONU aunque –en su opinión- esa oportunidad la perdimos porque “no respetamos sus costumbres y derechos humos. Además, pusimos en el poder (otro gran error) a los señores de la guerra, unos criminales, por lo que la población tuvo que soportar a quienes habían violado esos derechos. La otra parte de la Guerra de Afganistán la hemos perdido en los medios de comunicación con los asesinatos, atentados, violencia a la mujer, bombas… pero no hemos visto la otra cara: hay escuelas donde van mujeres, hay mayor escolarización, por fin esas mujeres forman parten del Parlamento Afgano y eso ya es un paso, aunque queda mucho… Yo, particularmente, no soy muy optimista. Creo que hay que negociar con los insurgentes (que hay de muchos tipos) pero si nos vamos sin negociar, tampoco hay mucho futuro y Afganistán dejará de estar en primera línea del periódico y, en unos años, tendremos que volver allí. Eso es lo más terrible, que está ocurriendo en una sociedad donde más acceso a la información se tiene pero de la que no se informa hace años”.

Deshumanización

A este respecto, Rodríguez aludió al tema de la deshumanización del periodismo: “lo importante es qué se considera noticia, ya que el hecho de que todos los días mueran iraquíes no es importante en una redacción ni si es un número escaso de muertos. Y eso ocurre porque cada vez menos periodistas están en el terreno. Si el director del periódico estuviese en esa guerra sí lo entendería porque para explicar una realidad hay que vivirla; no explicar una guerra como si fuera una peli de acción”

En cuanto al asunto de la crisis en el periodismo, la redactora del Diario.es opinó que ha empezado mucho antes de lo que pensamos “y lo sabemos en Internacional. La información es una derecho fundamental, un servicio público pero en el momento en que entra en Bolsa se convierte en un negocio y se empieza a recortar para conseguir máximos beneficios económicos en menor plazo de tiempo. Esto afecta mucho a los corresponsales y enviados especiales”.
enviadoespecial

En definitiva, cuando la prioridad principal de un medio de comunicación deja de ser la información de calidad, empieza a haber recortes, se cierran corresponsalías y se recorta la figura del enviado especial, ya que se comienzan a utilizar las agencias de información internacional (Reuters y AP). Sin embargo, las repercusiones de esta situación, tal y como confirma Rodríguez, son la “uniformidad de la información, ya que vemos la realidad sólo a través de dos grandes ojos, no hay pluralidad. Por eso, ahora es impensable estar en una redacción y pasarte unos cuantos meses como corresponsal en un país extranjero”.

Defender derechos humanos

Otro de los problemas del periodismo actual que detecta esta periodista es la ausencia de partidismo en defensa de los derechos humanos. Es decir, a su juicio, “no se puede situar al mismo nivel al asesino/asesinado, violador/violado, etc… y, desde el periodismo, en los conflictos debemos ser más consientes de ellos y tomar más partido por la solidaridad y los derechos humanos”.

correponsales
Por su parte, Requena defiende, al respecto, que “debemos denunciar y sí ser defensores de los derechos pero somos periodistas y no activistas. Somos los ojos de los demás y nuestra misión es transmitir, de forma honesta, pero con cuidado de no traspasar la frontera entre el periodismo y el activismo. Y últimamente esto se está mezclando en exceso. Hay que convivir con la gente de un conflicto pero no podemos sentir nunca lo que sienten ellos porque nosotros nos vamos a ir de allí. Nosotros elegimos ir a esa guerra, pero ellos están en ese conflicto. Por eso, nuestro trabajo es observar, denunciar, contar… y eso hay que tenerlo claro”.

Sociedades libres

Haciendo una comparación con la situación de la Televisión Griega y la necesidad de una emisora pública en nuestro país, el periodista de la Agencia EFE opina al respecto que la información es un derecho que tenemos como ciudadanos y deber ser eficaz, al igual que transmitir la realidad lo más neutral posible, es decir, que sea pública, de todos y comprometida con los derechos. En este sentido, Martín aconseja que “hay que defender que tengamos medios públicos, independientes, que defiendan los derechos de los ciudadanos, por la razón de que sólo la información hace sociedades vivas. Cuanto más sepamos y transmitamos, tendremos sociedades más cultas y menos manipulables, más concienciadas y sanas”.

Anuncios

La reivindicación del Periodismo de Guerra, a pesar de la crisis (I) #periodismoIPECC

Tres grandes reporteros del periodismo internacional se reunieron en un debate para reivindicar la existencia del corresponsal y del enviado especial en conflictos mundiales

periodistaguerra Tres incomparables profesionales que ejercen su profesión de reporteros en terrenos muy hostiles y territorios en guerra protagonizaron una más de las conferencias del “Ciclo Periodistas y Periodismo”, organizado por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, (#periodismoIPECC) centradas en un complicado oficio hoy en día.
“Periodistas de Guerra” fue el título de este encuentro, moderado por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE, y protagonizado por Olga Rodríguez, periodista del Diario.es y escritora especializada en Oriente Medio; Pilar Requena, redactora del programa de TVE “En Portada” y durante 25 años en los Servicios Informativos en el Área Internacional. Además es profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid; y Javier Martín, redactor jefe del Área de Internacional de la Agencia Efe; fundador de El Cairo, servicio de noticias en árabe de la agencia y periodista con gran experiencia sobre el terreno en Oriente Medio.
La reportera del Diario.es comenzó el debate recordando que su trabajo más conocido ha sido la invasión de Irak en 2003 y que para los medios de comunicación convencionales, aquella fue una forma de trabajar que ahora se está extinguiendo.

Situación terrible y compleja

 

 “Fuimos como enviados especiales y los más numerosos éramos los españoles. Yo no he vuelto a vivir nada igual. El caso iraquí es, en un periodo de tiempo relativamente corto, la transformación de un país como no ha habido nunca más nada igual.
olgaRodriguez

Para mí esa destrucción permitida de la sociedad fue una situación terrible y compleja”. Rodríguez explicó además que la cara opuesta es el caso egipcio de 2011, donde todo fue un fenómeno político y social tremendo que ocurrió de manera rápida “pero que se vivió con un optimismo más generalizado”.

El jefe de Internacional de la Agencia Efe quiso comenzar su exposición reivindicando en primer lugar que “el periodismo de guerra es una parte del periodismo internacional y una pieza importante para la sociedad, aunque lo tenemos olvidado”.
Así, recordó que se aprendía mucho sobre el terreno y que los periodistas nuevos seguían a los más reconocidos y nunca faltaban medios para cubrir un conflicto, por lo que la gente estaba muy bien informada de lo que, por ejemplo, ocurría en Irak. “Ahora miro lo que pasa en Siria y me dan ganas de llorar porque se informa poco y mal. No se manda a nadie; ése es el problema. A pesar de la crisis no podemos olvidar las cosas que están pasando y a esos freelances que luchan por intentar meter su información en los periódicos.
IPECC
En este sentido, Martín comentó que hay que ser conscientes de que hemos dado un paso atrás y de ello depende el conocimiento social de lo que está pasando en el mundo. Por eso, aprovechó para reivindicar, tanto a los directores de periódicos como a los lectores la necesidad de una información más amplia y precisa. “Estamos viviendo desde principios del siglo XX en el Mundo Árabe una época de distintas dictaduras y regímenes autoritarios, donde hay sociedades sin derechos y la única oposición son los islamistas. El problema es que aún no se ha dado una revolución necesaria para que los movimientos progresistas o liberales lleguen al poder, ya que aún están bajo los gobiernos del siglo anterior”.

Periodismo en crisis

Requena, por su parte, también consideró que el periodismo está en crisis y el periodismo internacional más, seguramente porque es más caro y es donde más se notan los recortes, prescindiéndose de la experiencia. “Yo odio el término periodista de guerra porque yo cubro sólo en zonas donde me considero conocedora. Creo que es importante cubrir más el pre-conflicto para evitarlo y el post-conflicto para darnos cuenta de lo que está ocurriendo de verdad. Lo que debemos preguntarnos es porqué tropezamos con la misma piedra y nos dejamos llevar por la misma potencia, que es la que toma las mismas decisiones”.

Y además ¡No te pierdas la II parte de “Periodistas de Guerra” en este mismo blog!

Campo Vidal: “El debate político en TV en España es el más libre que existe”

Los debates políticos en televisión y la manera en que se organizan fue el tema fundamental que protagonizó otra de las conferencias del Ciclo “Periodistas y Periodismo, que organiza IPECC, FAPE y la Agencia EFE

 IPECC

Dentro del Ciclo “Periodistas y Periodismo”, que viene organizando desde el mes de febrero la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, centrados en un sector tan importante como denostado hoy día por la sociedad, se ha celebrado una nueva conferencia.

debate
En esta ocasión, el coloquio se ha centrado en “Los debates políticos en televisión ¿Cómo se monta un debate?”, donde se ha contado con la inestimable presencia de Manuel Campo Vidal, periodista y presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España; Tacho de la Calle, reportero gráfico, realizador  y productor ejecutivo de importantes programas televisivos y fundador y miembro de la junta directiva de la Academia de Televisión; y como moderadora, Marisa Ciriza, vicepresidenta de la APM y miembro del Consejo de Administración de RTVE.

Exigentes negociaciones

La moderadora comenzó la tertulia dando algunas cifras y comentando la escasa tradición de los cara a cara entre los políticos, hecho que no sólo ocurre en nuestro país.

MarisaCirizaEl primer encuentro se produjo en 1993 entre Felipe González y José María Aznar, obteniendo una audiencia de televisión del 60%. Después vendría un segundo debate, quince años más tarde, en 2008, y otro en 2011.

Sin embargo, Ciriza se quejó de que ninguno de estos tres encuentros haya tenido lugar en TVE, sino en televisiones privadas y el último en la Academia de la Televisión. “En el Reino Unido sí que se realizan en la televisión pública y es importante saber porqué aquí, en nuestro país, no es así”, comentó.
Además, aludió a las exigentes negociaciones de los partidos políticos que, a su juicio, “afectan mucho al equipo que hace el debate. Hay una falta de espontaneidad; está todo más controlado por los jefes de campaña. Parece que cuenta más la telegenia que los datos importante que se van a decir. Se impone más como un espectáculo”, afirmó la vicepresidenta de la APM.

Negociación y miedo

Por su parte, el maestro de todos, Campo Vidal, que ha sido moderador de estos tres debates políticos televisados y conoce como nadie los entresijos de esas operaciones, se dirigió a los asistentes para aseverar, sin dudas que, “negociar un debate es una cosa muy complicada. El del año 1993 sucedió, no porque antes no lo buscásemos, sino porque con anterioridad no se daban las condiciones más adecuadas para ello.
En este campovidalmomento, González lo necesitaba. Después, se cortaron y hubo un parón demasiado largo porque había miedo (como ocurrió en Estados Unidos). Todos comenzaron a darse cuenta de que el debate en televisión tenía una influencia que no se controlaba”.
También quiso incidir en que la principal situación que debe darse es que un candidato acepte y, en ocasiones, éste consiente o no según le convenga en cada momento.

Sin embargo, lo más importante es la existencia de una cadena de confianzas para que existan estos debates políticos: “primero la seguridad del candidato consigo mismo; la del equipo hacia el candidato; con la organización, es decir, con la entidad que organiza el debate porque le pueden gastar una mala pasada; confianza en el moderador del debate (porque una frase, tos inoportuna, sonrisa inconveniente, etc., es un editorial al día siguiente y algo que ve mucha gente); y, por supuesto, en el realizador (porque un plano a destiempo puede hacer mucho daño, e incluso un plano de escucha, que puede afectar negativamente a una imagen)”.

Trabajo objetivo

De la Calle, además ofreció su punto de vista desde la experiencia en la realización y producción de dichos debates, en los que participó junto a otros profesionales como Pepe Carvajo y Fernando Navarrete. “Lo primero que nos planteamos fue el problema del tiempo, ya que se nos encargó con muy pocos días, pero al menos, trabajamos con los mejores y eso fue una gran ventaja”. El realizador comentó que su misión central fue que “nuestro trabajo fuese objetivo en cuanto a imagen y tiempos de intervención. Es muy importante los planos de escucha y aquí la acción sí alteraba el producto. Por ello, hubo que equilibrar mucho los planos y dar simetría a las cámaras para no hubiese diferentes alturas (hice medidas incluso con láser)”.
DELACALLE
Para De la Calle, el encargo de un debate televisivo, más que un trabajo, significó “un regalo profesional y, sobre todo, por que tuviese la repercusión que tuvo. Fue posible, además, gracias a la colaboración de todos los que participamos en ese evento. Guardo un gran recuerdo por el esfuerzo que supuso y la satisfacción es que nos volvieron a encargar otro debate”.

Modelo beneficioso

Por otra parte, y para responder a la moderadora, Campo Vidal, consideró que Televisión Española no retransmite debates políticos porque sería complicado, ya que la tele pública entra en campaña. Por ello, se han realizado en las privadas y luego en la Academia de Televisión, que es una entidad sin ánimo de lucro, como se vienen haciendo en otros países.

DEBATEpolitico
En cuanto al modelo de debate político que existe en nuestro país, el presidente de la Academia lo defiende y considera que es muy beneficioso, ya que son cara a cara y cada candidato dice lo que quiere. “Pienso que es el debate más libre. En EE.UU. hay tres modelos de debates. Uno en el que participa el público (ya lo tenemos en el formato de “Hay una pregunta para usted”) pero incluso es más difícil responder a esas cuestiones; otro en el que pregunta sólo el periodista (aquí encantados, pero el problema es que los políticos incluso ya no responden en las ruedas de prensa a preguntas. También está el problema del atrincheramiento que hay en nuestro país); y otro modelo en el que pregunta sólo el moderador, pero aquí lo importante es que éste tenga poca relevancia porque lo fundamental es lo que los políticos tengan que decir. En España se monta todo en función de que uno esté frente al otro, pero en EE.UU. no es así, sino que se triangula en torno al moderador. En España es uno contra otro y si no dicen más es porque no lo creen conveniente. Por ello, defendemos este modelo y es un reto que sea así para la Academia de Televisión. Soy partidario de los debates y no hacerlos o que no lo acepten sería peor”.

Evolución

Aunque parece muy complicado organizar un evento de tal magnitud, De la Calle, aclaró que “la ventaja de montar todo esto es que hemos realizado los eventos más importantes que se han hecho en España (galas, Juegos Olímpicos…). Y lo bueno de que se hagan muchos debates es que los productores de estos debates aprendemos a evolucionar, tanto a nivel de contenido como de continente”.

conferencia
En este sentido, afirmó que los futuros debates pasarán por las redes sociales, que también serán protagonistas, “por lo que estamos trabajando en la evolución de esos futuros debates”.
El ciclo “Periodistas y Periodismo” continuará el próximo 18 de junio con un nuevo debate sobre “Periodistas de guerra” en el Auditorio del Matadero de Madrid.

Lorenzo Díaz: “Cuando hay una mala gestión empresarial ocurre la tragedia periodística”

radio

De “tragedia” calificó el experto en Sociología de la Comunicación y director de Cultura en Onda Cero, Lorenzo Díaz, el reciente cierre de la emisora Punto Radio, capitaneada por Luis del Olmo, de quien afirmó que “era y es genial. Pero cuando un grupo de prensa entra en otro territorio -el de la empresa- ocurre esto”.

Por tanto, la maga gestión empresarial y, por ende, la crisis, protagonizó la apertura del segundo de los actos organizados por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, bajo el título “Periodistas y Periodismo”. En esta ocasión, “La radio en España” fue el tema principal que centró la mesa redonda, moderada por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE.

lorenzodiazEn su repaso por el papel que la radio ha ejercido a lo largo de las últimas décadas en nuestro país, Díaz no dudó en afirmar que este medio es el espejo en el que siempre se ha mirado la sociedad española. “Todos los días, más del 60% de la población de clase media-alta sigue la radio y la oye en diferentes lugares. Ha sido el primer electrodoméstico que entró en los hogares españoles. Ha seguido la marcha de nuestra democratización desde que apareciera en los años 20; y ha ejercido siempre una función metabólica”.

Más credibilidad

A su juicio, es el medio de comunicación con mayor credibilidad social y el más idóneo para hacer publicidad. “Su importancia hizo que, incluso, durante la guerra –cuando todos los medios fueron suprimidos por Franco– la radio siguiera funcionando”.

Respecto a los principales maestros y escuelas radiofónicas del país, el sociólogo quiso destacar Radio 3 como una de las primeras instituciones donde aprendió a hacer literalmente radio y de donde salieron muy buenos periodistas.

Por supuesto, Díaz también resaltó a los que él mismo denominó “los tres flautistas de Hamelín: Luis del Olmo; José María García y Carlos Herrera. Sus oyentes les seguían…”.

Influencia nacional

El debate contó además con la inestimable presencia del escritor y periodista de la Cadena Cope, Luis del Val, que también relató numerosas anécdotas de sus años de luisdelvalexperiencia radiofónica y, sobre todo, recomendó a los asistentes que “el entusiasmo no se debe perder nunca”. Y la definió de forma tan precisa como “el descanso de los ojos y el trabajo de la imaginación”.

De igual forma, subrayó la influencia que tiene la radio en nuestro país, circunstancia que no existe en ninguno otro, donde son muy regionales y no ocupan todo el territorio nacional ni tienen la influencia ni audiencia que experimenta en España.

También recordó cómo se pasó en los años 80 de una emisora más imperial (RNE) a una más enfática y abierta, donde había que hablar un perfecto castellano y no se permitían acentos.

O cómo en los 70 el personal de los medios escritos era más culto que el de radio, al igual que los oyentes a los que se dirigían. Pero esto cambió, y la entrada de periodistas en el medio radiofónico hizo que se elevara el nivel de ésta.

Un futuro con salud

Pero… ¿y el futuro? También fue una reflexión a la que hizo alusión el vicepresidente de la FAPE, introduciendo el tema para que fuese abordado en la mesa de debate.

El sociólogo consideró que “la radio está bien tal cual está. En estos momentos, mientras otros medios (prensa, televisión) lo pasan mal, la radio vive un buen momento, goza de buena salud porque es un negocio más pequeño”.

Por su parte, Del Val, abogó por un futuro basado en la ligereza tecnológica (móviles, por ejemplo, para retransmitir cualquier evento que esté pasando) como una gran ventaja. Sin embargo, respecto a la situación del periodismo en sí la considera muy negativa. “Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, y no sabemos cómo va a acabar todo esto”.

Díaz confirmó que en estos momentos de crisis la radio “es la que aún mantiene el tipo y su publicidad, aumentando sus oyentes cada mes. El 80% de las personas se informan por la radio y la televisión. Está claro que el periódico llega hoy día muy tarde”.