¿Está de moda el medioambiente?

Discursos, conferencias sobre el medioambiente, determinadas medidas, reciclaje… pero ¿existe una verdadera concienciación social o sólo es una moda pasajera?

medioambiente

Da la impresión de que, en los últimos tiempos, se habla mucho (para algunos demasido) del medioambiente. Para otros sólo es una moda, un tema que surge de forma cíclica y del que los medios de comunicación se hacen eco de forma masiva hasta bombardear los oídos y hundirnos por hartazgo.
No es cierto. La naturaleza siempre ha estado ahí, junto al ser humano, y hemos convivido con ella. Pero parece que, con el progreso, nos hemos ido olvidando de ella. Y, sólo nos acordamos cuando empezamos a “padecerla”, aunque como consecuencia de nuestros actos.

ecosistema


Y, ahora, es cuando se abre el debate acerca del medioambiente. Como dice el sabio refrán: “más vale tarde que nunca”, por supuesto. Sin embargo, estas discusiones y conferencias internacionales pocos resultados están consiguiendo a nivel político, económico o de sostenibilidad. Pero, a un nivel más particular, resulta interesante testar cómo lo percibe la sociedad y qué medidas podemos asumir para la preservación del ecosistema en que vivimos.

Amenazas exageradas

Atendiendo a datos estadísticos del barómetro del CIS acerca del interés de la ciudadanía en los temas medioambientales, respecto a años anteriores, tan sólo un 14,8% se preocupa o tiene predilección por estos problemas. Además, más del 50% considera que las actuales amenazas sobre el medioambiente son exageradas y que lo que haga una sola persona “no tiene mucho sentido, si no lo hace todo el mundo”.

contaminación


A pesar de todo ello y, por fortuna, ya se está apostando por la eficiencia en muchos sectores y, la tecnología también está compitiendo en diversos aspectos por conseguirla. La automoción es uno de ellos y, cada vez son más, las compañías que están implicadas en la fabricación de coches eléctricos e incluso autónomos.
Respecto a la empresa, aún hay queda mucho por hacer desde la gestión del reciclaje, la producción de residuos no peligrosos, la sostenibilidad y un largo etcétera que, para la mayoría de las mismas, no está entre sus prioridades.

Respiramos contaminación

Lo que no se puede obviar, desde luego, son las cifras constatadas desde hace años por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que atribuyen unas 3,7 millones de muertes anuales en el mundo a la contaminación atmosférica, ya que 9 de cada 10 personas respiramos un aire con altos niveles de contaminantes.

reciclaje


Para aquellos que prefieres cifras más cercanas, en España se ha estimado un total de 10.000 fallecimientos debido a la contaminación atmosférica química. De la misma manera, también se considera que las partículas en suspensión en el aire disminuyen la esperanza de vida en más de 8 meses respecto a la Unión Europea.

naturaleza viva


Se tendrían que hace rmuchas más cosas y abarcar innumerables ámbitos aunque la concienciación social y la conducta ecológica de cada uno sigue siendo la clave. Por lo tanto, la educación ambiental se ha convertido en una práctica casi vital desde la infancia para conseguir una responsabilidad ecológica futura.

Anuncios

La reivindicación del Periodismo de Guerra, a pesar de la crisis (I) #periodismoIPECC

Tres grandes reporteros del periodismo internacional se reunieron en un debate para reivindicar la existencia del corresponsal y del enviado especial en conflictos mundiales

periodistaguerra Tres incomparables profesionales que ejercen su profesión de reporteros en terrenos muy hostiles y territorios en guerra protagonizaron una más de las conferencias del “Ciclo Periodistas y Periodismo”, organizado por la IPECC, la FAPE y la Agencia EFE, (#periodismoIPECC) centradas en un complicado oficio hoy en día.
“Periodistas de Guerra” fue el título de este encuentro, moderado por Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE, y protagonizado por Olga Rodríguez, periodista del Diario.es y escritora especializada en Oriente Medio; Pilar Requena, redactora del programa de TVE “En Portada” y durante 25 años en los Servicios Informativos en el Área Internacional. Además es profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid; y Javier Martín, redactor jefe del Área de Internacional de la Agencia Efe; fundador de El Cairo, servicio de noticias en árabe de la agencia y periodista con gran experiencia sobre el terreno en Oriente Medio.
La reportera del Diario.es comenzó el debate recordando que su trabajo más conocido ha sido la invasión de Irak en 2003 y que para los medios de comunicación convencionales, aquella fue una forma de trabajar que ahora se está extinguiendo.

Situación terrible y compleja

 

 “Fuimos como enviados especiales y los más numerosos éramos los españoles. Yo no he vuelto a vivir nada igual. El caso iraquí es, en un periodo de tiempo relativamente corto, la transformación de un país como no ha habido nunca más nada igual.
olgaRodriguez

Para mí esa destrucción permitida de la sociedad fue una situación terrible y compleja”. Rodríguez explicó además que la cara opuesta es el caso egipcio de 2011, donde todo fue un fenómeno político y social tremendo que ocurrió de manera rápida “pero que se vivió con un optimismo más generalizado”.

El jefe de Internacional de la Agencia Efe quiso comenzar su exposición reivindicando en primer lugar que “el periodismo de guerra es una parte del periodismo internacional y una pieza importante para la sociedad, aunque lo tenemos olvidado”.
Así, recordó que se aprendía mucho sobre el terreno y que los periodistas nuevos seguían a los más reconocidos y nunca faltaban medios para cubrir un conflicto, por lo que la gente estaba muy bien informada de lo que, por ejemplo, ocurría en Irak. “Ahora miro lo que pasa en Siria y me dan ganas de llorar porque se informa poco y mal. No se manda a nadie; ése es el problema. A pesar de la crisis no podemos olvidar las cosas que están pasando y a esos freelances que luchan por intentar meter su información en los periódicos.
IPECC
En este sentido, Martín comentó que hay que ser conscientes de que hemos dado un paso atrás y de ello depende el conocimiento social de lo que está pasando en el mundo. Por eso, aprovechó para reivindicar, tanto a los directores de periódicos como a los lectores la necesidad de una información más amplia y precisa. “Estamos viviendo desde principios del siglo XX en el Mundo Árabe una época de distintas dictaduras y regímenes autoritarios, donde hay sociedades sin derechos y la única oposición son los islamistas. El problema es que aún no se ha dado una revolución necesaria para que los movimientos progresistas o liberales lleguen al poder, ya que aún están bajo los gobiernos del siglo anterior”.

Periodismo en crisis

Requena, por su parte, también consideró que el periodismo está en crisis y el periodismo internacional más, seguramente porque es más caro y es donde más se notan los recortes, prescindiéndose de la experiencia. “Yo odio el término periodista de guerra porque yo cubro sólo en zonas donde me considero conocedora. Creo que es importante cubrir más el pre-conflicto para evitarlo y el post-conflicto para darnos cuenta de lo que está ocurriendo de verdad. Lo que debemos preguntarnos es porqué tropezamos con la misma piedra y nos dejamos llevar por la misma potencia, que es la que toma las mismas decisiones”.

Y además ¡No te pierdas la II parte de “Periodistas de Guerra” en este mismo blog!

“Mejor ser un Sócrates insatisfecho que un tonto satisfecho”.

Sócrates
Sócrates
Ya lo dijo Stuart Mill. Los tontos sólo conocen una cara de la situación; los sabios se molestan en profundizar en ambas. Sólo de esta forma se podrá llegar, en realidad, al fondo de cada situación. Cerrar los ojos no nos servirá de mucho. La actualidad nos bombardea con una infinidad de informaciones, unas constratadas, otras apenas importantes… en cada vez más soportes físicos, audiovisuales y digitales. Sin embargo, contrastarlas resulta cada vez más complicado y, aunque los medios de comunicación, ya nos hacen una criba previa, lo importante es confiar en nuestra capacidad crítica. No siempre será la más acertada, pero al menos es la nuestra; y eso es lo importante ¿no? Nuestra propia subjetividad aplicada a la realidad diaria. Al fin y al cabo, ésa es nuestra actualidad.
La que conformará nuestro mundo.