El desmentido científico de la existencia de dios

Los milagros no son compatibles con la ciencia, asegura el divulgador Stephen Hawking y, por lo tanto, niega la existencia de un posible dios con total rotundidad. ¿Es la Iglesia la que lleva la razón en estas cuestiones o los científicos que aportan datos empíricos?

 Einstein, ciencia y dios

La ciencia trata de demostrar la existencia de un probable dios. ¿Es posible o en realidad estamos todos equivocados? Y ante todo ¿qué pruebas se podrían aportar para demostrarlo?

religión sobre dios

Por supuesto, es un tema muy complejo pero al que se recurre, en determinadas ocasiones, con el fin de desestimar o dar la razón (dependiendo la teoría o razonamiento que, en cualquier caso, se defienda) a la nueva hipótesis propuesta.

Hawking y su negación

En esta ocasión, el que habla de dios no es cualquier persona ni un predicador o charlatán anónimo. Se trata del divulgador y científico británico más reputado de nuestro siglo, Stephen Hawking, quien ha negado de forma rotunda la existencia de ese dios.

hawking niega a un dios

Su afirmación categórica y contundente se basa en que “si estamos muy cerca de lograr el objetivo de entender el origen y la estructura del Universo, ningún aspecto de la realidad está ya fuera del alcance de la mente humana”. Por lo tanto, su conclusión es que “no hay ningún dios. La religión cree en los milagros, pero éstos no son compatibles con la ciencia”.

Creación fantaseada

Y sin pestañear. Y a partir de aquí parece que ya está dicho todo pero, claro está, la Iglesia, negará tales teoremas relacionados con orígenes, a su parecer, “dispersos” y nada útiles sobre nuestra existencia.

ciencia y dios

Se aferrará además a ese origen de la creación que recoge la Biblia y que describe –con ciertas dosis de fantasía y toques de sobrenatural- los comienzos de la Tierra, la vida, el primer ser humano, Adán, Eva… decididos sin más por una deidad superior.

creyentes en dios

Claro está, es una creencia que, afortunadamente como todas, es opcional y muy personal, pero ¿demostrable? Y en cuanto a praxis no se trata de un libro escrito por supuestos hombres de hace siglos ni presuntos milagros o apariciones, sino teorías empíricas que aporten pruebas objetivas y así acabarían con suposiciones y debates innecesarios.

 ¿Y tú qué opinas al respecto?

Anuncios

Peligrosas e insensatas feministas

feminismo
Las mujeres son peligrosas y deben estar, sin ninguna excepción, en casa. Y no lo digo yo, obviamente, es una afirmación del patriarca de la Iglesia Ortodoxa RusaKirill, quien asegura que “el feminismo es muy peligroso”. Y debe serlo para él, por supuesto, y más si esas pobres señoras que viven en Rusia enarbolasen la bandera de la libertad como hicieran allá a finales del siglo XIX–principios del XX aquellas que lucharon por obtener esa equiparación de derechos fundamentales.
¿Qué pensarían ellas si viviesen en nuestro siglo y pudieran observar barbaridades de este estilo? Creo que nunca soñaron con empezar una revolución para acabar metidas –como hasta entonces- en sus casas, cuidando de sus hijos, dedicada a sus labores diarias y a estar pendiente únicamente de sus maridos.

Genes diferentes

Y no hay nada malo en eso; pero al menos debería ser una opción muy personal y, sobre todo, no impuesta y, mucho menos, por otro hombre que se siente superior, sólo por el hecho de haber nacido con cromosomas diferentes.
No tiene ningún sentido. Y, además, así no avanzaremos nunca. Nos quedaremos estacados en siglos anteriores y no creo que la mayor parte de las mujeres queramos algo así. Evolución, eso sí nos suena mucho mejor a todas.

feminismoA este respecto, el jefe principal de la Iglesia rusa no pestañea al asegurar que “el hombre ha de estar enfocado hacia afuera, a trabajar y ganar dinero y la mujer hacia adentro de la casa, donde están los niños. Si esto no sigue siendo así, la patria rusa puede quedar destruida”.

Sociedad justa

Quizás este señor no sabe que destrucción es igual a no educación, estudios ni preparación y que una sociedad en la que no se trata a todos por igual, nunca puede ser una sociedad justa.
Pero a él eso no creo que le importe demasiado. Será tratado como un líder, un ser superior (¿por naturaleza/elección/religión…?) y su única misión es criticar sin más para apoyar a su amigo Vladimir Putin cuando alguna de esas “insensatas feministas” se les echa encima reivindicando alguna causa justa.